Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

viernes, 31 de octubre de 2014

Cuba: Superioridad moral

Ha bastado la reciente epidemia de ébola en África para que Cuba pueda mostrar, una vez más, su solidaridad y su vocación internacionalista. Mientras los países más poderosos del mundo cierran fronteras, puertos y aeropuertos a la llegada de viajeros procedentes de África, horrorizados ante la idea de que la terrible enfermedad llegue a sus territorios, Cuba ha enviado 461 médicos y enfermeras a los países afectados por la epidemia: Liberia, Sierra Leona y Guinea. 
Esta brigada médica ha sido enviada en respuesta a la solicitud de apoyo hecha a Cuba por la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, y el mismo secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Alarmados por el reciente brote de la enfermedad, ellos pensaron que Cuba era el único país del mundo que estaba en condiciones de brindar una ayuda científica de tal envergadura, para defender la vida de unos pueblos tan pobres como los de África Occidental.

Hay que destacar que todo ese personal médico enviado por Cuba está formado por voluntarios, previamente entrenados por especialistas brasileños y de otros países, en campamentos montados por el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri, de La Habana.

Pero no son los primeros médicos voluntarios que Cuba ha enviado fuera de sus fronteras. Unos 326 mil cooperantes cubanos han laborado desde medio siglo atrás en 158 países de Asia, África y América Latina, para mejorar sus sistemas de salud pública, efectuar medicina preventiva y atender a víctimas de epidemias y desastres naturales. Hoy mismo hay más de 4 mil médicos cubanos trabajando solidariamente en más de 32 países del mundo, entre ellos Ecuador.

Por otra parte, debemos mencionar que esta no es la primera muestra cubana de solidaridad con África. Desde hace más de medio siglo, alrededor de 77 mil cooperantes cubanos han prestado ayuda sanitaria a los países de ese continente. Además, Cuba ha formado en sus universidades a 3 mil médicos africanos y hoy mismo unos 4 mil médicos y enfermeros cubanos colaboran en 32 países africanos.

La reciente iniciativa cubana ha generado elogios de todo el mundo. “La respuesta de Cuba ante el ébola es extraordinaria y es la más importante de la enviada por todos los países juntos”, aseguró el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Por su parte, la directora general de la OMS, Margaret Chan, expresó: “Estoy muy agradecida con la generosidad del Gobierno cubano y de estos profesionales de la salud”. Y agregó: “Cuba es conocida en el mundo por su capacidad para formar a médicos y enfermeras destacados, así como por su generosidad en ayudar a otros países en su ruta hacia el progreso”.

Y hasta el mismo secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se vio en el caso de reconocer que Cuba era una de las “naciones grandes y pequeñas que están participando en formas impresionantes” para hacer frente a la epidemia de ébola.

Todo lo dicho marca la superioridad moral de Cuba ante sus enemigos, que se empeñan en mantenerla cercada, bloqueada y rodeada de amenazas.

Jorge Núñez Sánchez