Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Cuba, el despegue económico

Cuba, el despegue económico


¿Remonta vuelo la economía cubana?


bandera_cubana_economiía-8
Tomado de Sputnik / Todo parece indicar que la economía cubana remonta vuelo en este 2015. Al menos a juzgar por las cifras publicadas, que aseguran que creció por encima del cuatro por ciento en el primer semestre de este año.
Durante un Consejo de Ministros ya a fines de junio, se supo que el producto interno bruto (PIB) registra un mejor desempeño en todos los sectores, sobre todo en las industrias azucarera y manufacturera, así como en la construcción y el comercio, según publicó entonces el diario “Granma”.
Sin dudas un éxito, si se tienen en cuenta los indicadores de años precedentes. En 2014, por ejemplo, la isla obtuvo un modestísimo crecimiento del PIB del 1,3 por ciento, por debajo de las previsiones.
Un elemento de peso en esta recuperación es el turismo, que sube como la espuma a medida que avanza el deshielo con Estados Unidos. La industria del ocio en Cuba crece a un ritmo de un 17% en lo que va de año, develó recientemente el ministro del ramo, Manuel Marrero.
Lo cierto es que en el primer semestre de 2015, arribaron a la isla dos millones 194.134 personas, muchas atraídas por el momento histórico. Por este camino, se superará sin sustos el ansiado record de los tres millones del año pasado.
Las predicciones estiman un cierre de año muy cercano a los cuatro millones de visitantes internacionales, entre los que siguen liderando turistas procedentes de Canadá, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y México.
Por su parte los norteamericanos, aún con restricciones para viajar vigentes por parte de su gobierno, están duplicando las cifras de ejercicios anteriores.
Especialistas aseguran que 88.996 ciudadanos estadounidenses llegaron a territorio cubano durante el primer semestre, y prevén cerca de 150.000 al finalizar diciembre, para un incremento del 54%.
No obstante, el turismo sigue ocupando la segunda posición como fuente de ingresos al país, detrás de los servicios profesionales, que llegaron a ingresar 12 600 millones de dólares en 2012 y se mantienen en ascenso, según se ha podido conocer después.
Las remesas desde el exterior le siguen en esa lista, aunque no se disponen de cifras confiables. Algunos estudios las sitúan por delante incluso del turismo, y con seguridad, de otros rubros económicos como la industria azucarera, la exportación de níquel y la biotecnología.
Nada sorprendente si se tiene en cuenta que, extraoficialmente, se calcula que casi medio millón de cubanos han emigrado sólo en la última década. De ellos, la mayoría envía alguna ayuda a sus familiares en la isla, y en los últimos tiempos se han convertido además en uno de los motores de la iniciativa privada, al financiar buena parte de los negocios “por cuenta propia”, que ya ocupan más de un diez por ciento de toda la fuerza laboral y siguen creciendo.
Visto fríamente, con todos estos indicadores y el proceso de normalización de relaciones con Estados Unidos viento en popa, es de esperar que más temprano que tarde se empiecen a notar los efectos de ese despegue económico. Ante una eventual flexibilización del bloqueo, lógicamente mejorarán también las condiciones para el ascenso, al eliminarse algunas de las trabas financieras y comerciales impuestas a la isla.
Pero de momento es poco visible. Para el neófito que no sabe más que de la economía a la que obliga la calle, es mucho más notable la ineficiencia de la mayoría de las esferas; el desabastecimiento casi crónico; los precios de Suiza con salarios de Haití (o peor) y la incapacidad de muchos que deben tomar decisiones en distintos niveles y aspectos económicos que afectan la vida diaria.
Hace falta que sigan volando alto esas cifras macroeconómicas, pero que también aterricen y beneficien a la gran mayoría.