Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

viernes, 17 de julio de 2015

"Hijos de Guillermo Tell" relevarán a líderes de la revolución cubana

"Hijos de Guillermo Tell" relevarán a líderes de la revolución cubana

Fotografía: Especial
Por Carlos Batista/AFP-Periódico Digital.-
"No sólo es una generación diferente, sino que es una realidad diferente. Muchos cambios son y serán necesarios"
La Habana, Cuba.- En apenas ocho meses, dirigentes más jóvenes comenzarán a sustituir a los líderes históricos de la revolución cubana, dando inicio a un proceso de relevo generacional que debe culminar con la sucesión del presidente Raúl Castro, en febrero de 2018.
Tienen entre 45 y 60 años, se los llama los “hijos de Guillermo Tell”, y su desafío no será fácil, pues deberán legitimarse ante una sociedad que se abre aceleradamente al mundo, y busca mayor participación y prosperidad, según analistas.
“Los imperativos que tendrán que enfrentar (…) son mucho más grandes que enfrentar una reforma constitucional y otra ley electoral previstas” por el gobierno, dice a AFP el sociólogo Luis Suárez.
“No sólo es una generación diferente, sino que es una realidad diferente. Muchos cambios son y serán necesarios”, dice a la AFP el cineasta Ernesto Daranas (53 años).
Los líderes salientes superan los 80 años, a lo que se suma el límite de 10 años para desempeñar un cargo, establecido en 2012 por Raúl Castro (de 84 años).
Fidel, que cumplirá 89 años en un mes, ya dejó sus cargos en el gobierno y el Partido Comunista (único), ahora le toca al resto de los históricos.
Los “hijos de Guillermo Tell” encabezarán el gobierno a partir de febrero de 2018, cuando Raúl Castro deje la presidencia.
Pero antes, en abril de 2016, deben llegar a los principales puestos en el Partido, que en su VII Congreso debe lanzar una reforma política que armonice con la nueva realidad económica de mayor apertura al sector privado y la inversión extranjera.
Esta generación toma su nombre de una canción del cantautor cubano Carlos Varela (52 años), que menciona al héroe legendario suizo: “Guillermo Tell, tu hijo creció, quiere tirar la flecha, le toca a él probar su valor, usando tu ballesta”.
Llegaron a la juventud a mediados de los años 70, cuando Fidel adoptó una constitución comunista, que marcó una ruta  diferente de  los “tiempos heroicos y románticos” de los 60.
Esta es la tercera generación de la revolución, tras los históricos y una segunda, de entre 60 y 80 años, que están comenzando a jubilarse sin haber acariciado el poder.
Figuras visibles
Esta generación cuenta con tres hombres en puestos claves: el vicepresidente Miguel Díaz-Canel (de 55 años), el canciller Bruno Rodríguez (57) y el ministro de Economía, Marino Murillo (54), todos miembros del selecto Buró Político del Partido.
Otras tres figuras a tener en cuenta son los jefes del Partido en provincias: Lázaro Expósito (60 años, Santiago de Cuba), Jorge Luis Tapia (52, Camagüey) y Mercedes López Acea (51, La Habana).
Algunos auguran relevancia al coronel Alejandro Castro, hijo del presidente, al igual que los cinco agentes liberados por Estados Unidos, tras más de 15 años de prisión, que les dieron legitimidad, con edades entre 50 y 59 años.
En estos dirigentes “se aprecia más pragmatismo y una elevación de la importancia de lo económico”, señala el analista Arturo López-Levy (46), quien reside en Estados Unidos.
“Hay una posición menos hostil (…) hacia el mercado pero sin abandonar los valores de equidad social y soberanía política”, añade.
“Tendrán que gobernar y satisfacer las necesidades de una sociedad mucho más compleja que en la que crecieron (…) empleando nuevos saberes que no les enseñaron en la etapa ‘dogmática’ de su educación”, opina Suárez.
La sexóloga Mariela Castro (52), hija del presidente cubano y parte de esta nueva generación, dijo recientemente: “Me siento en el deber de aportarle a ese proceso mis conocimientos, mis aprendizajes, mis reflexiones, mi mirada crítica a lo que se ha hecho; pero también mi propuesta y creo que esta generación está trabajando fuertemente en eso”.
Superar traumas, enfrentar desafíos
Miembros de esta generación fueron a la guerra de Angola (1975-91) como sargentos y soldados, y pusieron la mayor cantidad de muertos, heridos y mutilados.
Fue “su prueba de fuego”, señala Suárez.
“El clímax del altruismo de la revolución, y al mismo tiempo el del desengaño. Después de Angola, nada fue igual”, indica el artista plástico René Francisco Rodríguez (54), premio Nacional de Artes Plásticas. Fue “una experiencia heroica y un trauma”, señala López-Levy.
Darle una nueva interpretación a ese suceso, forma parte de su legitimidad.
Aún así, tendrán que enfrentar sus desafíos. “Es una generación bien preparada, pero que a la hora de concretar sus aspiraciones encontró pocas opciones de futuro”, dice Daranas.
A ellos corresponderá “la creación de instituciones para dirigir de modo más persuasivo y menos vertical, con una relación más sancionada del poder civil sobre los militares. Si esa realidad no se expresa en la Asamblea Nacional y otros órganos representativos, se manifestará en las calles”, concluye López-Levy.