Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Senadores estadounidenses cumplen programa de visitas en Cuba [3 artículos]

Dos senadores estadounidenses, el demócrata Tom Udall y el republicano Jeff Flake, se encuentran de visita en Cuba, donde mantuvieron el martes un encuentro de dos horas con el subcontratista Alan Gross, preso en la Isla desde 2009, y se reunieron además con funcionarios de varios ministerios.
Los senadores, ambos del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, dijeron a periodistas en La Habana que el principal mensaje de su reunión con Gross es que "quiere regresar ya a casa y algo debería hacerse al respecto".
Flake, senador por Arizona, precisó que la conversación con Gross fue "privada", por lo que no dieron más detalles, pero aclaró que nada de lo que les manifestó contradice las declaraciones que este ha hecho públicamente.

"Obviamente, la solución para su liberación es diplomática. El hecho de que Jeff y yo estemos aquí, nos hayamos sentado con él para compartir impresiones es importante. Es el primer paso a una solución diplomática", expresó el senador Udall, por Nuevo México.
Gross, de 65 años, era un contratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), que fue arrestado y encarcelado en diciembre de 2009 y, catorce meses después, juzgado y condenado a 15 años de prisión por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".
Ambos senadores insistieron en que el propósito de su visita no es solamente impulsar la liberación de Gross, sino estrechar relaciones con Cuba, para lo que también se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y con responsables de los ministerios de Trabajo y de Economía.
"Creo que hay oportunidades reales de negocio para las empresas estadounidenses. Cuba se está abriendo poco a poco y creo que podemos sacar provecho de la situación sobre el terreno aquí", señaló Udall, que destacó el potencial de los sectores de la agricultura, telecomunicaciones y energía.
Los dos senadores también se mostraron partidarios de que Estados Unidos levante el embargo económico contra el gobierno de La Habana, política vigente desde 1962, y de la prohibición que impide a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente a la Isla, que deriva del bloqueo.
Para Flake, echar abajo esa negativa es uno de los aspectos fundamentales para “normalizar” las relaciones con Cuba y se mostró partidario de retirar las categorías específicas para viajar, en favor de una licencia general para todos los ciudadanos de su país.
En estos momentos los viajes de estadounidenses a la Isla requieren una licencia que autoriza el Departamento del Tesoro de Washington, aunque desde 2011 se han flexibilizado para estudiantes, académicos, periodistas o religiosos.
Los dos senadores, que llegaron a Cuba el pasado domingo, visitaron el lunes el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), donde se interesaron sobre el sistema de salud cubano y las acciones emprendidas por Cuba en el combate contra el ébola, según información divulgada en la web de este centro.
La visita a La Habana de los senadores Udall (PD) y Flake (PR) se produce en un momento de creciente debate en Estados Unidos sobre la posibilidad de normalizar las relaciones con Cuba, país con el que rompió sus vínculos diplomáticos en 1961 y al que aplicó un embargo económico y comercial un año después.
El diario The New York Times ha dedicado en las últimas semanas varios editoriales al tema Cuba, en los que aboga por mejorar los vínculos bilaterales. (Resumen de agencias)
****************************************

Senadores estadounidenses visitaron al contratista Alan Gross

Dos senadores estadounidenses, el demócrata Tom Udall y el republicano Jeff Flake, se encuentran de visita en Cuba, donde mantuvieron el martes un encuentro de dos horas con el subcontratista Alan Gross, preso en la isla desde 2009, y se reunieron además con funcionarios de varios ministerios.

Los senadores, ambos del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, dijeron a periodistas en La Habana que el principal mensaje de su reunión con Gross es que "quiere regresar ya a casa y algo debería hacerse al respecto", según Efe.

Flake, senador por Arizona, precisó que la conversación con Gross fue "privada", por lo que no dieron más detalles, pero aclaró que nada de lo que les manifestó contradice las declaraciones que este ha hecho públicamente.

"Obviamente, la solución para su liberación es diplomática. El hecho de que Jeff y yo estemos aquí, nos hayamos sentado con él para compartir impresiones es importante. Es el primer paso a una solución diplomática", expresó el senador Udall, por Nuevo México.

Gross, de 65 años, era un contratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), que fue arrestado y encarcelado en diciembre de 2009 y, catorce meses después, juzgado y condenado a 15 años de prisión por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".

Ambos senadores insistieron en que el propósito de su visita no es solamente impulsar la liberación de Gross, sino estrechar relaciones con Cuba, para lo que también se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y con responsables de los ministerios de Trabajo y de Economía.

"Creo que hay oportunidades reales de negocio para las empresas estadounidenses. Cuba se está abriendo poco a poco y creo que podemos sacar provecho de la situación sobre el terreno aquí", señaló Udall, que destacó el potencial de los sectores de la agricultura, telecomunicaciones y energía.

Los dos senadores también se mostraron partidarios de que Estados Unidos levante el embargo económico sobre la isla, vigente desde 1962, y de la prohibición que impide a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente a la isla, que deriva del bloqueo.
******************************************************

Senadores se reúnen con Gross y dicen haber dado "el primer paso a una solución diplomática"

LA HABANA. Dos senadores estadounidenses, el demócrata de Nuevo México Tom Udall y el republicano de Arizona Jeff Flake, se reunieron durante dos horas este martes con el subcontratista de la USAID Alan Gross, que cumple en Cuba una sentencia de 15 años por introducir, como parte de una misión encubierta, equipos de telecomunicaciones no autorizados al país con propósitos subversivos.
Además de este encuentro con Gross ambos políticos, miembros Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, sostuvieron reuniones con el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y con responsables de los ministerios de Trabajo y de Economía, según un despacho de EFE.
También visitaron el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK), donde recibieron explicaciones sobre el sistema de salud cubano y la forma en que Cuba colabora con el envío de médicos a África para combatir la epidemia de ébola.
Durante un encuentro con la prensa Udall y Flake afirmaron que el propósito de la visita ha sido además de impulsar la liberación de Gross, apoyar el propósito de “normalizar” las relaciones con Cuba.
“Creo que hay oportunidades reales de negocio para las empresas estadounidenses. Cuba se está abriendo poco a poco y creo que podemos sacar provecho de la situación sobre el terreno aquí”, señaló Udall, quien destacó las oportunidades en la agricultura, telecomunicaciones y energía.
Para conseguir el levantamiento de las sanciones unilaterales de Estados Unidos contra Cuba y el avance de relaciones diplomáticas entre ambos países deben vencerse muchos obstáculos. Entre ellos la mayoría de los analistas señala precisamente la situación de Alan Gross en Cuba y de los tres cubanos (del grupo de Cinco) presos desde hace 16 años en Estados Unidos, quienes fueron juzgados como espías en Miami.
No solo el gobierno cubano ha planteado la posibilidad de conseguir unasolución “humanitaria” para ambos casos. La semana pasada un editorial –el quinto sobre Cuba publicado en un mes– del diario The New York Timesdefendía la posibilidad de realizar un canje de prisioneros como una solución viable cuyos probables costos políticos podría sortear el presidente Obama.
Refiriéndose a la situación de Gross en Cuba el senador Udall dijo que “obviamente, la solución para su liberación es diplomática. El hecho de que Jeff y yo estemos aquí, nos hayamos sentado con él para compartir impresiones es importante. Es el primer paso a una solución diplomática”, expresó Udall.
En febrero pasado también se reunió con Gross y con el propio presidente Raúl Castro una delegación congresional encabezada por el presidente pro témpore del Senado Patrick Leahy, demócrata por Vermont, y donde estuvo también presente Jeff Flake.
Gross, de 65 años, cumplirá el próximo 3 de diciembre cinco años de prisión en instalaciones del Hospital Militar de La Habana.
En reiteradas ocasiones su esposa Judy Gross, su abogado Scott Gilbert y él mismo han manifestado su decepción por la falta de gestión efectiva del gobierno de Estados Unidos en torno a su liberación.
“Creo que Estados Unidos necesita entrar en negociaciones con el gobierno cubano y traerlo a casa, traerlo de vuelta a territorio estadounidense. Es un ciudadano americano. Trabajaba bajo un contrato de Estados Unidos cuando fue arrestado en Cuba, y Estados Unidos, el presidente Obama, tiene que hacer todo lo que sea necesario para traerlo a casa”, declaró Judy Gross en junio de 2014.
En una entrevista con Tracy Eaton manifestaba su contrariedad: “Ha pasado mucho, mucho tiempo y nuestro gobierno es responsable de que Alan esté allá. No puedo creer que no puedan hacer nada. A veces me pregunto si hay algún motivo detrás de todo eso. No quiero ser paranoide, pero todavía me vuelve loca que ni siquiera mencionen el nombre de Alan”.
Gross comenzó en abril pasado una huelga de hambre por ocho días y pocas semanas después prometió que no volvería a pasar un nuevo cumpleaños preso en Cuba. Muchos temen por su vida y su salud síquica.
El mencionado editorial de The New York Times advertía la semana pasada que “si Gross muere estando en custodia, la posibilidad de establecer una relación más saludable con Cuba desaparecerá por varios años. Obama tiene que reconocer que esto es enteramente evitable, pero hay que actuar pronto.”
Ambos senadores en La Habana se refirieron, además, al fin del bloqueo y a la prohibición de los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba.
Flake, se mostró partidario de eliminar las categorías específicas de permisos para viajar a la isla, en favor de una licencia general para todos los ciudadanos de Estados Unidos.
“Yo siempre he dicho que si alguien me prohíbe viajar a Cuba deberían ser los comunistas, y no mi propio Gobierno”, sentenció.