Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

martes, 21 de febrero de 2017

La incoherencia, herramienta diplomática y un premio dudoso con una falsa campaña anticubana



La incoherencia, herramienta diplomática / Por Alejo Brignole / Cambio



El Secretario General de la OEA visitará Cuba de manera extraoficial para recibir un premio de la disidencia cubana, lo que constituye una provocación innecesaria y torpe al proceso cubano. 



Dentro de unos días, el uruguayo Luis Almagro visitará Cuba, pero lo hará sin una comitiva oficial de la OEA que él preside. Irá de manera personal, pero aun así su presencia es una maniobra indeseada y totalmente inoportuna, si es que Almagro, como diplomático, tiene algún sentido de la oportunidad. 
El problema entre la OEA y Cuba (que fue expulsada del organismo en 1962 debido a las presiones de Washington y a la guerra diplomática que Kennedy heredó de su antecesor Dwight  Eisenhower) no reside en que Cuba sea un Estado socialista y que la Organización de Estados Americanos esté —desde su fundación en 1948 tutelada por Estados Unidos. El verdadero problema entre la OEA y Cuba debe mirarse desde una perspectiva diferente, que no es económica, o tal vez ni siquiera política. La naturaleza de las relaciones entre la Nación Revolucionaria caribeña y la organización que aglutina a los Estados americanos es filosófica. Y tanto más filosófica, cuanto más avanza la historia y nos adentramos en este siglo XXI, con Fidel ya muerto y con Estados Unidos pregonando los beneficios de la tortura, sin pudores humanistas. Un problema filosófico que ahonda la brecha entre países enriquecidos de manera obscena, contra una periferia mundial cada vez más subdesarrollada y dependiente: a excepción de Cuba. 
Es, por tanto, en este punto donde se expone el conflicto filosófico con toda su crudeza, pues la OEA demostró ser, apenas, un instrumento rebajado, ineficaz para los fines que fue fundada, y obediente de la nación hegemónica hasta extremos vergonzantes. Más allá de lo fastuoso de sus premisas, de sus altos ideales jamás cumplidos, y de ser un organismo integrante de las Naciones Unidas, la verdad es que la OEA ha sido una estructura emética, es decir, vomitiva.
En Cambio Cuba, una nación pequeña, ostensiblemente periférica en el concierto internacional, sin grandes extensiones y con todos los problemas estructurales inherentes a su condición de nación pobre, un día hace una Revolución social y cultural comandada por un joven barbudo llamado Fidel Castro, y entonces comienza a convertirse en una nación mucho más fuerte, con índices de desarrollo humano ponderables a nivel internacional y con una determinación humanista hecha de bronce: que ningún hijo de Cuba muera analfabeto, o desnutrido, o por enfermedades curables. 
Y es desde esta perspectiva que la brecha se profundiza en torno a Cuba, pues el mundo rico y sumergente encarnado por la potencia más cercana y arrolladora, que sigue siendo Estados Unidos, no perdona los ensayos independientes y soberanos. Nadie puede pretender en el Patio Trasero del imperio salirse de las condiciones marcadas por la agenda estratégica de Washington. Y si lo hace, entonces surgen las represalias. Para Cuba, la primera de ellas fue ser expulsada de la OEA en aquel año 1962, en pleno auge de la Guerra Fría.
Desde entonces, ningún Secretario General realizó una visita oficial a la Isla Revolucionaria, salvo el chileno José Miguel Insulza, quien visitó Cuba en enero de 2014 cuando asistió a la II Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac). Fue —digámoslo así— obligado por las circunstancias.
De ahí que podemos concluir que la OEA hizo abandono de un país americano y obligó a las demás naciones regionales (siempre mediante presiones y extorsiones fuera de toda ética democrática) a marginar a la pequeña isla buscadora de utopías. Tal abandono fue, sin dudas, una excelente demostración del colonialismo enquistado en nuestro hemisferio, que fue capaz de desatender a un Estado hermano, con tal de satisfacer a la potencia del Norte que ordenaba y disponía la agenda diplomática. 
Entonces hoy habría que preguntarse.

-¿A qué va el Secretario General de OEA a Cuba?
-¿Cuál es su intención
-¿Para qué sirve su viaje, que huele a provocación desestabilizadora y a falta de respeto diplomático?

De acuerdo con la agencia informativa AssociatedPress, Luis Almagro viajará a Cuba para recibir el premio Oswaldo Payá, en honor al disidente fallecido en 2012 y firme opositor del Gobierno socialista cubano. Este galardón con el que será honrado es otorgado por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, que preside Rosa María Payá, la hija del disidente
Lo que AssociatedPress no dice es que Almagro va a recibir un premio que es financiado por el Departamento de Estado Adjunto para América Latina del Gobierno estadounidense, que también financia a la institución que lo entrega. Es decir, el premio, el premiado y los premiadores son parte de un andamiaje propagandístico estratégico diseñado desde las esferas diplomáticas norteamericanas. Por eso al premiado —Almagro—, y a los premiadores —la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia— ni se les ocurre mencionar a los presos torturados en Guantánamo ni mucho menos el genocidio iraquí. Y por supuesto jamás dirán nada de la limpieza étnica afroamericana que se consuma en las cárceles de toda la Unión norteamericana. O de los hispanos perseguidos en las calles y en sus casas por agentes migratorios.
Aman la democracia y los derechos humanos, pero solo si son de cuño estadounidense. Los desmanes totalitarios de una democracia decadente no resultan importantes, sobre todo si de allí viene el dinero. Nunca pronunciarán en sus discursos por las libertades civiles que en Estados Unidos las Fuerzas Armadas detienen a las personas sin posibilidad de juicio o defensa legal. Jamás señalarían que el país del Norte hoy es un Estado posconstitucional, pues las garantías de su Constitución fueron conculcadas selectivamente.
Luis Almagro demuestra así con su provocador viaje a Cuba, que al igual que la OEA, es un empleado a sueldo de Washington, y por tanto no representa a nadie al Sur del Río Bravo
En Cambio Cuba ya se hizo carne y poesía en cada hombre y mujer latinoamericanos amantes de la libertad. 
De la verdadera libertad.
Fuentes:
https://micubaporsiempre.wordpress.com/2017/02/21/la-incoherencia-herramienta-diplomatica-y-a-que-viene-el-secretario-general-de-oea-a-cuba/

https://aucaencayohueso.wordpress.com/2017/02/21/la-juventudlac-otra-tapadera-de-la-cia/



Un premio dudoso y una falsa campaña anticubana / Percy Francisco Alvarado Godoy / Descubriendo Verdades 



No sé realmente el desenlace de esta campaña y si Cuba, soberanamente, impedirá la presencia del señor Almagro en La Habana. Por mi parte, aconsejo a nuestras autoridades no permitir este show indecente que lesiona la dignidad de nuestro pueblo mayoritario, quien no necesita de la OEA como veedor en materia de Derechos Humanos. Nuestra democracia no puede ser cuestionada más que el propio pueblo y la mano ajena en este asunto no es bien recibida.




Desde el pasado 14 de febrero, en  que los medios enemigos y la blogosfera contrarrevolucionaria anunciaron que la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (RedLat) instrumento manipulado por la NED y la USAID norteamericanas, presidida por Rosa María Payá, entregaría en La Habana al secretario general de la OEA Luis Almagro, el Premio Oswaldo Payá Sardiñas Libertad y Vida, comenzó una campaña mediática encaminada a presionar al gobierno cubano para que permitiera la entrada al país del alto funcionario y consumar de esta forma un show anticubano, al que se le pretendía dar toda la cobertura mediática  de los enemigos implicados en la guerra ideológica contra la Isla. Dicho premio había sido conferido a Almagro en diciembre pasado, así como  una mención de honor a título póstumo al ex presidente de Chile, Patricio Aylwin.

A partir del anuncio realizado por la oficina de prensa de la OEA de que el titular de este organismo viajaría a La Habana el 22 de febrero, el cabecilla Orlando Luis Pardo Lazo dio a conocer una petición en el sitio en Internet www.GoPetion.com recabando firmas de respaldo a la decisión de Almagro de viajar a la Isla  para recibir el galardón. La burda manipulación sobre el tema fue en aumento con la llegada a Cuba de Rosa María Payá, cuando Pardo Lazo denunció presuntas acciones de chantaje y presiones por parte del gobierno para impedir la realización de la ceremonia, con el envío de notas a las cancillerías de varios países latinoamericanos para presionar por la destitución de Luis Almagro como secretario general de la OEA, utilizando como elemento que Cuba frenaría el envío de médicos cubanos, profesores y deportistas a los países que recibieron a Rosa María Payá y su proyecto Cuba Decide.

Asimismo, las redes sociales, particularmente Twitter, así como los sitios Diario de Cuba y Martínoticias comenzaron a arreciar dicha campaña mediática. En Twitter utilizaron las etiquetas #PremioPaya @Almagro_OEA2015@maylwino @RosaMariaPaya @CubaDecide para crear un ambiente dirigido a viciar el tema de los DDHH en Cuba y tratar de presionar a nuestro gobierno para que permitiera el bochornoso evento contrarrevolucionario a celebrarse el miércoles 22 de febrero a las 11:00 de la mañana, en la casa de la familia Payá-Acevedo, en la Calle Peñón No. 221, entre Ayuntamiento y Monasterio, Cerro, La Habana.

La inclusión de diversas figuras políticas de países latinoamericanos como Chile y México, entre otros, así como medios de prensa y diplomáticos para participar en el evento obedeció al burdo chantaje de crear una compleja situación política al gobierno cubano, sobre todo ante el nuevo escenario de la existencia de una nueva administración en EEUU, así como el acercamiento en progreso entre Cuba y la UE. Esta maniobra de la contrarrevolución interna y externa siempre consideró la posibilidad de que Cuba, soberanamente, impidiera el arribo de personalidades como Mariana Aylwin y el ex presidente mexicano Felipe Calderón. Sin embargo, creyeron con ello buscar una forma para “legitimar” a esta supuesta oposición y sobredimensionar su rol mediático. A la par, también vender un falso ataque a “la sociedad civil” por parte de las autoridades. Un burdo plan lleno de incongruencias y mala fe.

Es válido recordar que ya en el mes de octubre de 2016, Luis Almagro y Rosa María Payá firmaron en Washington un convenio de colaboración por el fortalecimiento de la democracia en Las Américas, estableciendo las pautas para que la OEA cuestionara la gobernabilidad cubana, en una acción de abierta intromisión en los asuntos internos de la Isla.

No sé realmente el desenlace de esta campaña y si Cuba, soberanamente, impedirá la presencia del señor Almagro en La Habana. Por mi parte, aconsejo a nuestras autoridades no permitir este show indecente que lesiona la dignidad de nuestro pueblo mayoritario, quien no necesita de la OEA como veedor en materia de Derechos Humanos. Nuestra democracia no puede ser cuestionada más que el propio pueblo y la mano ajena en este asunto no es bien recibida. También sobre el señor Almagro existe la seria duda de sus vínculos con la derecha latinoamericana.

Fuentes:


http://guajiritasoy.blogspot.com/2017/02/luis-almagro-secretario-general-de-la.html

https://www.yoanislandia.com/pais/un-premio-dudoso-y-una-falsa-campana-anticubana/

https://carlosagaton.blogspot.com/2017/02/un-premio-dudoso-y-una-falsa-campana.html

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2017/02/22/un-premio-dudoso-y-una-falsa-campana-anticubana-cubaesnuestra-premiopaya-cuba/



La JuventudLAC otra tapadera de la CIA / Julio Ferreira / Auca en Cayo Hueso



La Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (JuventudLAC) es una pseudo ONG creada en diciembre de 2014 a instancias de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) para dar cobertura a la labor subversiva que desarrolla en el continente Latinoamericano un grupo de jóvenes de filiación política conservadora.
Esa organización es financiada por la National Endowment for Democracy (NED, considerada hasta por The New York Times una filial de esa agencia de espionaje, la cual le destina altas sumas de dinero para subvencionar actividades subversivas y generar todo tipo de ataques mediáticos contra Cuba y otras naciones progresistas.
Esta falsa ONG viene como anillo al dedo a la Administración   norteamericana y a sus servicios especiales para promover la desestabilización de países latinoamericanos y caribeños cuyos gobiernos no son del agrado de Washington, especialmente los que integran el ALBA.
La primera presidenta de la JuventudLAC fue la provocadora argentina y también agente de la CIA, Micaela Hierro Dori, quien en enero de 2013 fue denunciada por su participación en una confabulación con Lawrence Corwin, oficial de la CIA y ex funcionario de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana entre los 1998 y 2001, para boicotear la reunión de Jefes de Estado de la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).
La señora Hierro también tuvo una colaboración activa para garantizar la presencia de un grupo de contrarrevolucionarios cubanos en la Cumbre de Las Américas que se celebró en el 2014 en Panamá.
Su fallido propósito era lograr que los participantes en el Foro de la Sociedad Civil le exigieran al gobierno cubano la implementación de supuestos cambios en materia de derechos humanos y democracia.
Varios errores cometidos por Hierro Dori, incluyendo graves filtraciones dentro de su organización que comprometieron operaciones encubiertas contra Cuba y otros países del ALBA, fueron aprovechados por los patrocinadores de Rosa María Payá para convertirla en la nueva presidenta de JuventudLAC.
Ella viene utilizando a esa supuesta ONG como plataforma para promover su proyecto subversivo “Cuba Decide” que comenzó a impulsar luego de dar la espalda al grupo contrarrevolucionario creado por su padre y con el cual trata de convertirse en la “líder” de la contrarrevolución cubana. Para ello recibe de la NED y también de la ultraderecha cubano americana liderada por los congresistas de origen cubano altas sumas de dinero que le posibilitan realizar sus constantes y costosas giras internacionales.
Esta joven asalariada del gobierno norteamericano como presidenta de esa supuesta ONG y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, firmaron en octubre del pasado año un Acuerdo Marco de Cooperación, el cual fortalece la cobertura de la Juventud LAC para su labor subversiva, involucrándose en burdas provocaciones no solo contra Cuba sino también contra Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
Venezuela es uno de esos países que esa simulada ONG ha convertido en blancos permanentes de sus ataques en total sintonía con las posiciones estadounidenses y sus servicios especiales. Entre otras acciones han recogido firmas para apoyar la propuesta del Sr. Almagro, de aplicar a ese país la Carta Democrática Interamericana, la misma que la OEA olvidó totalmente cuando se produjeron los golpes de estado en Honduras, Paraguay y Brasil.
Ahora una nueva provocación anticubana ha sido montada por los servicios especiales norteamericanos utilizando como instrumentos a la JuventudLAC y a su presidenta. Para ello también cuentan con la entusiasta participación del secretario general de la OEA.
El plan consiste en que figuras de la derecha Latinoamérica de reconocidas posiciones anticubanas acompañen al Sr. Almagro en un viaje a Cuba donde se le entregaría un premio de la organización que ella preside en reconocimiento –según afirmó- a su “labor frente al régimen venezolano”.
El Sr. Almagro al aceptar recibir ese premio por sus constantes ataques al Gobierno venezolano – y de paso importunar y provocar a Cuba-, deja una clara evidencia que está ejerciendo su cargo de secretario general de la OEA con motivaciones políticas definidas y en correspondencia con las posiciones norteamericanas.
En la preparación de ese plan también han estado involucrados los congresistas de origen cubano, así como también el terrorista y agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, quien además se conoce ha venido apadrinando a Rosa María Payá.
En fin, como dice un viejo refrán “Dios los cría y el Diablo los junta”; aunque éste último, además, les crea tapaderas.
Fuentes:

ARTÍCULOS RELACIONADOS:


Mariana Aylwin, Luis Almagro, Felipe Calderón: premio, asechanzas y una Cuba soberana que no se dejará chantajear / Norelys Morales Aguilera / Blog Isla Mía / Cubainformación